Blogia
cuatrodecididos

Carta abierta a Jon Sobrino

Carta abierta a Jon Sobrino

Gracias por poner palabras, a lo largo de las décadas, para expresar aquello que muchos necesitan que se diga.

Por Jose María R. Olaizola, SJ

Querido Jon:

Estoy seguro de que a lo largo de los años he tenido otras ocasiones para escribirte, y sin embargo nunca pareció urgente. Hasta ahora. La primera vez que te escuché era novicio jesuita, y acababan de asesinar a toda tu comunidad en El Salvador. Era una entrevista televisiva con Mercedes Milá, y en ella descubrí a un hombre bueno que hablaba desde el dolor, pero transmitía una fe profunda en el Dios de Jesucristo. Y me sentí orgulloso e ilusionado por tener compañeros así.

Con los años fui conociendo un poco más de ti. Un artículo, algunos libros, una reflexión… También los comentarios de compañeros que te conocían. Fui aprendiendo a intuir por detrás del nombre sonoro al teólogo, al jesuita, al cristiano, a la persona… que como todo hombre tiene sus luces y sus sombras, sus contradicciones, sus búsquedas y sus tropiezos, sus relaciones fáciles y difíciles.

Pero no pretendo hablar mucho de ti, ni glosar tu trayectoria intelectual o vital. Es imposible hacerlo en unos párrafos, y no te conozco tanto. Estoy seguro de que hay quien podría hablar con más hondura y autoridad. Lo que quiero hacer, en este momento, es comentarte tres sensaciones al hilo de la polémica de estas semanas, con motivo de la condena de algunos puntos de dos de tus libros.

Jon, lo primero que quiero decirte es: “Gracias”. Gracias por pensar y buscar, por formular el evangelio de un modo que hoy es acicate y propuesta. Por atreverte a bucear en los terrenos de lo que no es fácil, aun a sabiendas de que en ciertas alturas un exceso de prevención lleva a poner sordina a todo lo que pueda salirse de un guión excesivamente seguro. Gracias por no renunciar a pensar. Gracias por poner palabras, a lo largo de las décadas, para expresar aquello que muchos necesitan que se diga. Por hablar en nombre de los más silenciados, de los pobres, los excluidos de las mesas bien provistas. Testimonios como el tuyo impiden que nos durmamos en burbujas de bienestar aparente, y nos recuerdan que el Sermón de la Montaña sigue gritándose hoy en montes y llanos, en hondonadas y colinas, allá donde los bienaventurados siguen esperando que se derrame sobre ellos la bendición prometida, la justicia.

Lo segundo, aunque te parecerá extraño, es un cierto alivio. En la prensa se especuló con una condena tajante, de ti y de toda tu obra. Cuando se ha clarificado la notificación, que se centra únicamente en aspectos concretos de dos de tus libros, he respirado, pues la rumorología hacía creer que ibas directo a la hoguera. Y aunque dicha notificación sigue siendo motivo de pesar, al menos podemos entrar en el terreno del matiz, algo que siempre es importante. Sólo la ignorancia, o la mala intención, pueden querer leer en esa nota una condena a tu persona o a toda tu teología

La tercera sensación es más difusa, pero muy real. Siento dolor porque a veces creo que en nuestra Iglesia estamos equivocando el camino y los modos. Porque me inquietan estas formas de silenciar la diferencia, cuando siempre la ha habido. Siento dolor porque a veces me parece que en esta Iglesia se está imponiendo una uniformidad que no solo no es normal, sino que es impensable en una institución viva, donde lo que tiene que haber es tensiones, fuerzas contrapuestas, diálogos fecundos… y es en medio de esas tensiones, fuerzas y diálogos donde crece imparable la verdadera comunión, esa que nace del evangelio.

Y al hilo de esto, lo me asalta es la duda sobre cómo responder cuando algunas cuestiones son al tiempo polémicas y urgentes. ¿Hay que callar? ¿Hay que alzar la voz? ¿Cuál es la verdadera fidelidad en y a la Iglesia? ¿la que acata o la que habla? ¿la que teme o la que ama? ¿No estamos callando demasiado?

Nos sentimos parte de una Iglesia común, santa y pecadora, humana en su fortaleza y su fragilidad. Pero hoy, desde una cierta tristeza, solo sé mandarte un fuerte abrazo. Y creo que es poco.

Jose María R. Olaizola, SJ

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres