Blogia
cuatrodecididos

29 Jornadas Educativas de centros jesuitas

La Compañía de Jesús en España se plantea, por coherencia evangélica, aumentar el número de inmigrantes en sus centros


Image Hosted by ImageShack.us

Las próximas jornadas educativas de los colegios jesuitas de España tendrán como tema central “Misión educativa e inmigración” y en ellas se reflexionará sobre los retos que la inmigración en nuestro país está planteando con urgencia a la educación, en general, y en concreto, a los centros educativos jesuitas. Uno de estos retos es el aumentar el número de inmigrantes en los centros. Del 9 al 12 de julio, directores y profesores participarán, este año en Granada, en estas jornadas que se celebran anualmente.

El Provincial de España de la Compañía de Jesús, Elías Royón, S.J. ya dejó claro, en la última asamblea de directores de Centros (septiembre 2006) que la inmigración interpela al actual sistema educativo jesuita a reflexionar sobre “nuestro compromiso, como educadores, con la inmigración”. Considera Royón que: “Nuestros Centros educativos, no pueden permanecer ajenos al fenómeno de la inmigración y a sus consecuencias de ser factor de cambio hacia una sociedad cada vez más multicultural”. Así, señala como uno de los retos, la sensibilización: “es un auténtico reto a la solidaridad de todos, para la que hay que formar a nuestros alumnos y sensibilizar a sus familias con el sufrimiento de cientos de miles de personas que viven tan cerca de nosotros. Un sentimiento de compasión y solidaridad que debe traducirse en ayuda material, acogida humana, vivienda, sanidad, un trabajo digno y justamente remunerado, etc”. Pero, añade que el fenómeno de la inmigración “no puede quedarse reducido a la compasión y solidaridad”, porque “hablar de inmigración es hablar de integración” a pesar de las dificultades que esto supone. En este camino de sensibilización e integración, considera una responsabilidad el “educar a nuestros alumnos y alumnas para ‘saber vivir juntos’ en una sociedad cuyo horizonte debería ser la interculturalidad”. Pero, se pregunta “¿Será posible educar para esta convivencia plural sin que esa pluralidad se halle presente en los mismos Centros?”

Analiza también el Provincial de España cómo al haber asumido la Compañía de Jesús como una de sus prioridades apostólicas la inmigración “el fenómeno inmigratorio, nos interpela de un modo particular, como escuela (…) La educación ofrece esperanza a los inmigrantes: una esperanza que les abre al futuro, en cuanto es fuerza de integración y desde donde pueden aprender a desarrollar su personalidad”. Y por ello concreta que los centros SJ deberían incluir no solo la atención a la “diversidad como desigualdad”, sino también como “pluralidad cultural”. Señala Royón, como otro reto “eclesial de primer orden”, el factor religioso: “Un coeficiente importante de la inmigración es de origen latinoamericano y de países de la Europa del este; tenemos pues una responsabilidad de cara a las familias católicas de estos flujos migratorios, para evitar una descristianización, como la acaecida en España en el éxodo rural de hace treinta o cuarenta años. Preocupación por los alumnos católicos procedentes de la inmigración que deben ser compatibles con la atención a la diversidad religiosa que comporta una escuela abierta a todos”. En consecuencia, con todas estas reflexiones, el Provincial de España se pregunta “si no deberíamos disponernos a iniciar un proceso de reflexión sobre las posibilidades de acoger en nuestros Centros un mayor número de alumnos de los colectivos que constituyen la inmigración. Una reflexión acompañada de un proceso de sensibilización, e, hipotéticamente, de una decisión, que por coherencia con los objetivos evangélicos y el sentido del ‘magis” ignaciano que motiva y fundamenta nuestra misión educativa, debería completar y profundizar lo que ya hacemos y aquello que las Administraciones, estatal y autonómicas, han establecido en esta materia”.

Este reto, que sin lugar a dudas, plantea numerosas dificultades no es para la Compañía de Jesús algo nuevo porque ya existen centros SJ con experiencias consolidadas en este campo y donde una parte importante del alumnado procede de la inmigración. En ellos se han elaborado y aplicado muy buenos programas de atención a la diversidad y a la multiculturalidad, que han recibido merecidos elogios. Veánse como ejemplos: el St. Pere Claver de Barcelona donde la mitad de los alumnos (un 49,58 %) son inmigrantes; el Centro de Formación Padre Piquer en Madrid, con alumnos de más de 20 nacionalidades distintas y con un porcentaje de inmigración del 31% en Secundaria; todas las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia (SAFA) de Andalucía con un total de 419 alumnos y donde destaca la SAFA de Málaga con 115 alumnos extranjeros de 20 nacionalidades distintas; o las Escuelas San José de Valencia que destacan por su gran oferta (hasta 13 grupos) de atención a la diversidad.

Jornadas
Este análisis previo del Provincial de España será el telón de fondo de estas jornadas en las que, junto con la reflexión, el diálogo, la realización de diversos talleres, y la escucha de testimonios de inmigrantes, se escucharán las siguiente ponencias:

-“La escuela ante una sociedad multicultural”, por Ximo García Roca.
-“El profesor y la inmigración. Retos en la enseñanza y en la tutoría”, por María García Amorena y Gema Etxezuri Malo.
-“La inmigración y la misión educativa de la Compañía”, por José M. Margenat, S.J.
-“Educar para la convivencia intercultural e interreligiosa: Pentecostés frente a Babel”, por Julio Martínez, SJ.
-“La inmigración en el modo de proceder de un centro educativo de la Compañía de Jesús”, por Fernando de la Puente, S.J.

Compañía de Jesús

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres