Blogia
cuatrodecididos

Corazones de piruleta

Corazones de piruleta


El pesar oculto, como un horno cerrado, quema el corazón hasta reducirlo a cenizas. (William Shakespeare)

Veo corazones blindados, transparentes, generosos, arrugados, resentidos; corazones ausentes o esquivos, enormes, artificiales, muchos corazones resignados… de todos, siempre llamaron mi atención los corazones rebeldes e incómodos, los corazones luchadores, los fuertes. Ahora, sin embargo, me topo en cada esquina con un corazón de piruleta, uno de esos perfectos y apetecibles que, al pasar cerca y mirar en su interior, lo único que tienen son mil pedazos fragmentados. No son fáciles de ver, hay que estar muy cerca.

Klana en pastoralsj.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres